¡Muévete!

MUÉVETE !!!

Estamos viviendo una época en la que moverse se asocia con peligro! Nos acosa el virus del covid-19 y parece que cuanto menos te muevas mejor, dado que en cualquier sitio y con cualquier descuido nos podemos infectar.

La semana pasada, oía por la radio, que muchos alumnos de primero de universidad han abandonado por la desmotivación de no poder disfrutar estudiando la carrera que habían elegido. Esto seguramente es el resultado de la mayoría de las clases sean on-line y, la variada implicación de los profesores para subsanar esta situación,  ha generado un nivel de desmotivación e incluso desesperación que les ha llevado a algunos de ellos a suspender temporalmente sus estudios hasta que la situación se pueda normalizar.

Este tiempo que corre está originando un cambio en los hábitos de vida que muchos de nosotros  teníamos ahora hace un año. Por una parte ha  aumentado mucho el teletrabajo y nos cuesta más poner límites a las horas que dedicamos a estar frente a la pantalla. Por otra, en nuestras horas libres, también se han incrementado las horas que dedicamos a ver películas y series en las diversas plataformas. Intentamos evadirnos de esta situación de bloqueo buscando vivir emociones que nos hagan vibrar a través de los personajes que interpretan los actores y actrices. Los utilizamos como avatares a través de los cuales experimentamos las sensaciones que nos gustaría vivir en la vida real.

La gravedad de esta situación es que poco a poco esta forma de vivir la vida nos afecte de tal manera que se convierta en un mal hábito del que después nos cueste desprendernos. Es por ello que hemos de ser conscientes de que necesitamos establecer un estilo de vida lo más equilibrado posible. Estamos muchas horas enfrascados en nuestro mundo mental y olvidándonos de que nuestro cuerpo también necesita de cuidados y atención. Ello implica que en la ecuación de nuestro dia a dia haya momentos en los que nos dediquemos  a activarnos de forma consciente centrándonos en el movimiento, en sentir nuestro cuerpo. Ello lo podemos hacer simplemente saliendo a pasear, bailando, practicando algún deporte, haciendo yoga,etc. Adaptado, evidentemente, a las posibilidades y los gustos de cada uno. Lo importante es que te muevas poniendo conciencia en tu cuerpo.

Grávate esta frase en la mente “no es lo que hacemos sino como lo hacemos”. No se trata de realizarlo mecánicamente mientras seguimos enganchados a nuestra procesos mentales, se trata de  llevar la atención al cuerpo, escuchar sus necesidades y regalarle nuestra atención. Ello nos va  permitir reconectarnos con él y permitir que se exprese. La satisfacción que ello nos aporta se traslada evidentemente también a nuestra mente y a nuestro sistema emocional. Es por ello que gradualmente está reconexión nos va a llevar a un sentimiento de plenitud interna que se verá reflejada a través de nuestro bienestar en nuestro exterior. Al sentirnos en armonía con nosotros mimos la forma en la que vemos a los demás cambia y movernos ayuda a aliviar nuestra ansiedad mental y por tanto sentirnos mejor, nosotros y nuestro alrededor.  Anímate a moverte!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Aviso de cookies

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Puedes consultar nuestra política de cookies haciendo clic en este enlace