Activa tu fuerza vital

Cuando hablamos de cuidar nuestra salud a todos los niveles siempre tenemos presente el cuidar nuestra alimentación, practicar algún tipo de actividad física, dormir las horas necesarias. Todo ello sin duda nos va a llevar a mantener un buen nivel de tono vital. Pero nos olvidamos   a veces de cuidar nuestra mente y nuestro cerebro  que son unos grandes consumidores de energía  que nos pueden agotar sino hacemos un buen uso de ellos.

Podemos seguir teniendo la sensación de cansancio, de no tener toda la energía que nos gustaría. Solemos entonces justificarnos a veces con que ya tenemos una cierta edad o con cualquier otro motivo. Lo que sucede es que falta esta parte de la fórmula para poder estar plenamente activo y  disponer al máximo de toda nuestra vitalidad. Esta, siempre ha estado y estará, pero la memoria de las circunstancias de vida complicadas, las preocupaciones, los miedos, etc frenan el que podamos acceder a ella.

Vivimos una época en la que se han recuperado antiguas filosofías de oriente que promueven poder experimentar la paz mental  a través de diversas prácticas. Muchas de ellas se han adaptado a la realidad del mundo occidental con el objetivo de que  sean lo más sencillas y comprensibles posibles.

Todas ellas tienen un mismo  fondo que consiste en permitirse soltar, fluir, ecucharse. Pero generalmente nos es difícil dejar de hacer, relajarse, entregarse al silencio mental. Ello es debido a que en nuestra cultura la tendencia casi siempre es a “hacer” lo que sea para conseguir un resultado. Por ello triunfan tanto técnicas como el coaching, la psicología positiva, etc que lo que buscan es reprogramarnos para poder instalar en nosotros unas creencias más eficientes que nos ayuden a progresar, a tener más éxito. Quizás la confusión es que pensamos que eso nos va a hacer mejores, nos va a ayudar a sentirnos más felices, más satisfechos…… pero muchas veces descubrimos cuando las alcanzamos que no es así.

Sin duda alguna podemos aprender a autodescubrirnos con prácticas que nos ayuden a “no hacer”, a dejar que nuestra mente por sí sola se vaya silenciando y experimentar lo que sucede entonces. Ello nos va a llevar a darnos cuenta de que con estas prácticas mejoramos nuestro nivel de tono vital y nos sentimos más plenos gradualmente. Al soltar lastre automáticamente se va liberando la energía interna. Mi cerebro empieza  a funcionar de forma más eficiente, estoy más lúcido, más sereno.

En mi consulta acostumbro a enseñar técnicas de atención interior, de respiración, etc cuyo sentido es  el de aprender a abrirse  a una dimensión más profunda nuestra que sin lugar a dudas te va a llevar a experimentar la vida de una forma más intensa y fluida.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Aviso de cookies

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Puedes consultar nuestra política de cookies haciendo clic en este enlace