Tratamientos de estrés, ansiedad, depresión y adicciones

estres Tratamientos de estrés, ansiedad, depresión y adiccionesHoy en día son múltiples las problemáticas asociadas al estrés y todas ellas ocasionan gran malestar en la persona que las padece. La sociedad actual está en continua transformación y esta llega a afectar a todos los niveles, tanto laboral como en la vida personal y familiar de cada uno.

La capacidad y recursos que cada uno demuestre tener para adaptarse a estos cambios será directamente proporcional al nivel de estrés que esta persona padezca. Muchas veces logramos los objetivos programados en el tiempo y eso nos produce una profunda satisfacción. Muchas otras, en cambio, estos se ven modificados por las circunstancias y obstáculos que se presentan por el camino. Esta situación hace que  tengamos que replantearnos hacer algunos  cambios. Esta nueva,y muchas veces continua adaptación, es con la que tenemos que aprender a convivir si queremos disfrutar de  una vida plena.

Las frustraciones, crisis y contratiempos se presentan en ocasiones cuando uno menos lo espera y afrontarlos de la mejor manera es clave en nuestro proceso de crecimiento personal. Si no existieran las crisis no habría
oportunidad para fortalecerse e ir  acumulando aprendizajes.  Más adelante, estos nos pueden servir para afrontar de forma diferente los nuevos retos  que se nos van presentando.

El padecimiento de estados de ansiedad, depresión y problemática de adicciones se suceden en muchas ocasiones como consecuencia de haber vivido situaciones de elevada tensión emocional sostenidas en el tiempo. Estas situaciones llegan a desestabilizar el sistema de tal forma  que recuperar el equilibrio  y reconducir la situación es una tarea que requiere su tiempo y esfuerzo. Es aquí donde la ayuda de un profesional puede facilitar y agilizar este proceso de recuperación. Siempre se ha de partir de la premisa que es el trabajo personal el que  va a llevar al cliente a lograr gradualmente su objetivo. El profesional es un catalizador pero no hemos de olvidar que es uno mismo el que con su propio trabajo va a ir consiguiendo buenos resultados. Por ello la  actitud activa del cliente es fundamental en este proceso.