Trabajo en técnicas de relajación

relajacion Trabajo en técnicas de relajación

Método
Toda función biológica, física o mental, es susceptible de ajustarse a la ley del entrenamiento, y por tanto, desarrollarse por su ejercitación adecuada. Se puede aprender que no existen diferencias entre potenciar capacidades mentales o físicas, siempre que comprenda que lo único que varia  es el modo – técnica- de conseguirlo.

Fundamentos
Se puede enseñar al cliente que dispone de mecanismos con los que modificar sus estados de ansiedad a través de la acción de su mente, aprendiendo a dirigirla intencionadamente, de forma atenta y con el menor esfuerzo posible sobre su cuerpo. De esta forma se facilita su distensión voluntaria y se permite que la sensación de lo conseguido llegue a su cerebro como lenguaje armónico que elimine su estado de excitación, armonizándolo.

Se trata de ir potenciando las sensaciones y sentimientos de autocontrol, autoseguridad y autoconfianza, y desde estas realidades, el adecuado autoconcepto de sí mismo, la actitud práctica de saber tomar decisiones y la positiva predisposición creativa.

¿Cuáles son las indicaciones más frecuentes?
Se pueden tratar todos aquellos estados mantenidos por efecto de excesiva tensión emocional, ansiedad, temores infundados, depresiones, sueños alterados, situaciones estresantes, fatiga por excesivo trabajo, tensas relaciones interpersonales, trastornos psicosomáticos, etc. En resumen, todas aquellas causas y consecuencias de lo que comporta el ritmo de vida que se lleva en la sociedad actual.