Acceso al inconsciente

Si queremos establecer un trabajo personal que nos lleve a un mejor autoconocimiento este pasa por restablecer la conexión entre consciente e inconsciente. Hemos de partir de la base de que el lenguaje de una y la otra parte de nosotros es diferente y por tanto para poder establecer este diálogo primero habremos de aprender como hacerlo.

inconsciente Acceso al inconscienteEl lenguaje del inconsciente es el lenguaje de los sueños. En nuestros sueños experimentamos imágenes y sensaciones-emociones de forma que mientras nuestra atención está dentro del sueño  nosotros reaccionamos a la realidad vivida  exactamente igual a como lo hacemos en estado de vigilia. Esto significa que para nuestro inconsciente no existe diferencia entre  las imágenes generadas en nuestra visión interior y las de nuestra realidad ordinaria. En ambas captamos nuestra realidad con los cinco sentidos, lo que pasa es que en la primera estos son internos y en la segura externos.

Nuestra memoria almacena y clasifica todas las vivencias que hemos experimentado a lo largo de nuestra vida. Esta clasificación se establece por analogías de forma que hay una tendencia natural a agrupar las vivencias según el tipo de emociones que estas han suscitado y también según la intensidad con las que estas se han vivido.

Cuando hablamos de trauma estamos hablando de una situación que hemos vivido con un intensidad emocional tan grande que ha dejado una  huella de una gran profundidad en nuestro sistema. El nivel de acceso a la información está muy mediatizado por nuestros mecanismos de defensa. Nuestro inconsciente hace muy bien su trabajo, que es el de asociar sensaciones-emociones con las experiencias vividas. Su mecanismo de actuación es el  de reproducir ese patrón tantas veces  como se presenten situaciones similares . No establece ningún tipo de juicio ni evaluación de la situación, se limita a ejecutar el programa que en su día se grabó y que a su proceder fue la mejor forma de solucionar aquella situación concreta.

El problema está en que lo que en su día funcionó y nos ayudó a protegernos actualmente ya no tiene ninguna funcionalidad y más bien supone un impedimento para nuestra evolución y crecimiento personal. La forma de hacerle entender a nuestro inconsciente que es lo que ahora necesitamos y queremos en este momento de nuestra vida es parte del trabajo que se desarrolla en la consulta.

El trabajo con sueños. Siempre que se inicia un trabajo personal de contacto con nuestro inconsciente es de gran importancia poder anotar en un diario aquellos contenidos que recordemos de nuestra vida onírica. Este trabajo es una primera vía de conexión con nuestro mundo emocional y facilita el proceso clave de abertura a la realidad de nuestro mundo interior. Este proceso  se ha de vivir de forma natural . Hacer una aproximación con una actitud abierta, sin expectativas, como si fuera un juego,facilita el recuerdo y el acceso a la información.

Para aquellas personas muy resistentes a la realidad de sus sueños, existen técnicas que aplicadas con paciencia pueden ayudar a solucionar gradualmente esta situación. De todas formas siempre digo que todo tiene un porque y si en ese momento en concreto a la persona le es más complicado este recuerdo no por ello se ha de sentir frustrada. Existen muchas vías de trabajo personal que pueden facilitar el  camino al autoconocimiento.

El objetivo final es proporcionar pautas de trabajo personal  que,con la comprensión y la práctica,  el cliente pueda desarrollar por sí mismo  una vez finalizado el tratamiento.